DrkFrdric's Lair
Navegación  
  (¯`·._- HOME -_.·`¯)
  Arthur Rimbaud
  Charles Baudelaire
  => Spleen
  => Mujer impura
  => Abel y Cain
  => El extranjero
  => El loco y la Venus
  => El perro y el frasco
  => El mal vidriero
  => A la una de la manana
  => El jugador generoso
  => Las vocaciones
  => El tirador galante
  => Anywhere Out Of The World
  => Matemos a los pobres!
  Edgar Allan Poe
  Julio Cortazar
  Oscar Wilde
  M. A. Silva
  Otros poemas
  Pinturas Surrealistas
  Compañeros de tormento
  SUGERENCIAS
Matemos a los pobres!
¡MATEMOS A LOS POBRES!
 
          Durante quince días me recluí en la habitación, rodeado de los libros de moda entonces -hará diez y seis o diez y siete años-; quiero decir de los libros en que se trata del arte de hacer a los pueblos dichosos, buenos y ricos en veinticuatro horas. Había, pues, digerido -es decir, tragado- todas las elucubraciones de esos contratistas de la felicidad pública de los que aconsejan a todos los pobres que se hagan esclavos y de los que llegan a persuadirles de que todos son reyes destronados-. No habrá de causar sorpresa que estuviese yo entonces en una disposición de espíritu cercana del vértigo o de la estupidez. 
 
          Únicamente me había parecido que sentía, confinado en el fondo de mi intelecto, el germen obscuro de una idea superior a todas las fórmulas de buena mujer, cuyo diccionario había recorrido yo no hacía mucho. Pero no era más que la idea de una idea, algo infinitamente vago.
 
          Y salí con una gran sed. Porque el gusto apasionado de las malas lecturas engendra una necesidad en proporción de aire libre y de refrescos.
 
          A punto de entrar en la taberna, un mendigo me alargó el sombrero, con una de esas miradas inolvidables que derribarían tronos si el espíritu moviese la materia y si los ojos de un magnetizador hiciesen madurar las uvas. 
 
          Al mismo tiempo oí una voz que me cuchicheaba al oído, una voz que reconocí perfectamente: era la de un Ángel bueno o la de un Demonio bueno, que a todas partes me acompaña. Puesto que Sócrates tenía su Demonio bueno, ¿por qué no había yo de tener mi Ángel bueno, y por qué no tendría, como Sócrates, el honor de alcanzar mi certificado de locura, firmado por el sutil Lélut y por el avispado Baillarger?
 
          Esta diferencia existe entre el Demonio de Sócrates y el mío; que el de Sócrates no se le manifestaba sino para defender, avisar o impedir, y el mío se digna aconsejar, sugerir, persuadir. El pobre Sócrates no tenía más que un Demonio prohibitivo; el mío es gran afirmador, el mío es Demonio de acción, Demonio de combate. 
 
          Su voz, pues, me cuchicheaba esto: «Sólo es igual a otro quien lo demuestra, y sólo es digno de libertad quien sabe conquistarla.»
 
          Inmediatamente me arrojé sobre mi mendigo. De un solo puñetazo le hinché un ojo, que en un segundo se volvió del tamaño de una pelota. Me partí una uña al romperle dos dientes, y como no me sentía con fuerza bastante, porque soy delicado de nacimiento y me he ejercitado poco en el boxeo, para matar al viejo con rapidez, le cogí con una mano por la solapa del vestido, le agarré del pescuezo con la otra y empecé a sacudirle vigorosamente la cabeza contra la pared. He de confesar que antes había inspeccionado los alrededores en una ojeada, para comprobar que en aquel arrabal desierto me encontraba, por tiempo bastante largo, fuera del alcance de todo agente de policía.
 
          Como en seguida, de un puntapié en la espalda, bastante enérgico para romperle los omoplatos, acogotara al débil sexagenario, me apoderé de una gruesa rama que estaba caída y le golpeé con la energía obstinada de los cocineros que quieren ablandar un biftec. 
 
          De repente -¡Oh milagro!, ¡oh goce del filósofo que comprueba lo excelente de su teoría!- vi que la vieja armazón de huesos se volvía, se levantaba con energía, que nunca hubiera sospechado yo en máquina tan descompuesta, y con una mirada de odio que me pareció de buen agüero, el decrépito malandrín se me echó encima, me hinchó ambos ojos, me rompió cuatro dientes, y con la misma rama me sacudió leña en abundancia. Con mi enérgica medicación le había devuelto el orgullo y la vida.
 
          Hícele señas entonces, para darle a entender que yo daba por terminada la discusión, y, levantándome tan satisfecho como un sofista del Pórtico, le dije: «¡Señor mío, es usted igual a mí! Concédame el honor de compartir conmigo mi bolsa; y acuérdese, si es filántropo de veras, que a todos sus colegas, cuando la pidan limosna, hay que aplicarles la teoría que he tenido el dolor de ensayar en sus espaldas.» 
 
          Me juró que se daba cuenta de mi teoría y que sería obediente a mis consejos.
 




Comentarios hacia esta página:
Comentado por i tip hair extensions, 24-12-2013, 09:39 (UTC):
The bliss and ecstasy that we all have come to relate to as the end result of communion with the creator, has been overblown by story tellers with huge imaginations. That ecstasy you seek is nothing more than a matter-of-factness that comes from not connecting for the first time with God.
i tip hair extensions http://thekingsenglish.com/blog/index.asp?id=52

Comentado por Jaisy, 30-06-2011, 03:30 (UTC):
Absolutamente energico y con un fuerte dote para crear en el ser un momento intenso de sensibilidad para consagrar que a partir de un algo puede surgir un ahora...



Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu mensaje:
 
 

¿Cual es tu poeta favorito?
Arthur Rimbaud
Charles Baudelaire
Edgar Allan Poe
Julio Cortazar
Oscar Wilde
M. A. Silva

(Mostrar resultados)


 
Publicidad  
   
ANUNCIOS  
  Quieres que incluyamos tu poema en la seccion COMPANEROS DE TORMENTO?

Envianoslo a la seccion SUGERENCIAS.
 
IMAGENES  
  Nuevas imagenes en la seccion PINTURAS SURREALISTAS!  
PORTAL  
  Tu portal de poesia, simbolismo, surrealismo. Poemas de Rimbaud, Baudelaire, Poe, Wilde, Cortazar, Silva y mas.  
61275 visitantes han entrado a este mundo enfermizo...
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Tu portal de poesia oscura, simbolismo y surrealismo.